Viaje a Alemania (2): de paseo por Karlsruhe y Stuttgart

La mañana siguiente desayunamos en un sitio super molón, situado al principio de la ruta que nos habíamos planteado. Salimos de allí para dirigirnos a la Schlossplatz, atravesando la Kriegstrasse ("la calle de la guerra", qué mal rollo), pasando por la iglesia de Bernharduskirche [en la foto].

También nos aproximamos a una de las facultades de la universidad de Karlsruhe, la tercera universidad politécnica más importante de Alemania, donde han estudiado personajes de la talla de Heinrich Rudolf Hertz, que demostró la existencia de la radiación electromagnética y cuyo apellido da nombre a la unidad de medida de la frecuencia. Los hercios, para los de la LOGSE; y Karl Friedrich Benz, considerado uno de los padres del automóvil y fundador de una marca de coches alemana, de esas que conocen en su casa. Mercedes no sé qué creo que se llamaba.



Luego caminamos por una de las tantas calles que convergen en el palacio, sin lugar a dudas, el lugar más turístico de la ciudad. Una disposición curiosa la de las calles de Karlsruhe, que por lo visto fue capricho del marqués Karl Wilhem, que decidió construirse una humilde chabola en medio de la selva negra con la intención de que el pueblo creciera a su alrededor. Pasarían unos años hasta que alguien pudiera verlo desde arriba, pero les quedó así:


Y visto desde el suelo:


fotaza del palacio


Bajamos hasta la Markplatz, emplazamiento de la pirámide emblema de Karlsruhe, bajo la cual está enterrado el famoso marqués del que hablaba. Recorriendo una de las calles céntricas que salían de la plaza nos topamos con una carnicería que tenía un mostrador de daba a la calle, en donde vendían Currywurst!! no hacía ni hora y media que habíamos desayunado, pero no pude resistirme a la tentación.




Seguimos avanzando por esa misma avenida hasta que llegamos a la Xtrax, una de las tiendas gotiquiles más chungas de Alemania, de las que hay tan solo cuatro en todo el páis, una de ellas en Karlsruhe, fíjate tú qué casualidad. Vicky se pilló un corsé de esos que me gustan y nos fuimos a comer al Badisch Brauhaus, un hotel con restaurante y carta de cervezas propias, mas en este sitio apestaba a cebada, o a lúpulo, o a algo de eso con lo que se hace la cerveza. El caso es que era un ingrediente que, por separado, olía fatal. Quizás tuviera algo que ver con el hecho de que la sala donde elaboraban "el zumo" estaba exactamente al lado de los baños de caballeros... Algo lógico a juzgar por el sabor de la cerveza, que sabía parecido a la Cruzcampo... Con eso lo digo todo.



No obstante la comida dió la talla: a mí me pusieron un desayuno bávaro, consistente en dos salchichas blancas cocidas con un pretzel y mostaza dulce; mientras que a Vicky le trajeron un putensteak (no es filete de puta, sino de Pavo xD). Salí de allí desengañado, pero saciado al mismo tiempo. Todo por no más de 7,5€ por cabeza: realmente podíamos afirmar que en Alemania comer y beber (a la vez) está muy bien de precio. Tras pagar la cuenta, tuvimos que correr hacia el tranvía que nos llevaba de nuevo al hotel, para recoger los bártulos y montarnos en el tren que nos trasladaría a Stuttgart, capital de Baden-Württemberg, estado federal en que nos movimos durante toda la aventura.


De nuevo en la hbf, esta vez nos enfrentamos a las máquinas de los billetes de tren (diferentes a las máquinas de billetes para tranvías), que aunque se podía poner en español, la red de transporte era demasiado enrevesada y ofrecía cerca de infinitas combinaciones. Pero gracias a Laura (si no fuese por tí no sé qué hubieramos hecho) y a la página de Deutsche Bahn, estábamos tranquilos. Podríamos decir que es como la "renfe" alemana, solo que en condiciones. En esta página puedes poner dos calles cualesquiera, una en Berlín y otra en Munich si quieres, pinchas en "cómo llegar" y combina todos los horarios de todas las lineas de tren, tranvía, metro y autobus para planificarte el viaje en cuestión de segundos. Absolutamente increíble. Gracias a esto pudimos saber con dos meses de antelación que coger el IRE 4911 en la vía 9 a las 16:05 con paradas en Durlach, Pforzheim, Mühlacker y Vaihingen del Viernes 5 de Marzo era la mejor combinación para ir a Stuttgart desde la Karlsruhe hbf. Y a falta de quince minutos para que el tren partiera, tomamos asiento en el piso de arriba del vagón.





Llegamos a las 16:58, tal y como estaba estipulado. Bajamos varios tramos de escaleras y nos encontramos con la maraña de lineas de metro. Para empezar, había que sacarse un ticket en otras maquinitas diferentes, y al lado de cada una había dispuesta una lista con todas las paradas de Stuttgart, acompañadas de un número de tres cifras. Dicho número había que introducirlo en la máquina para que, en función de la distancia que hubiera desde donde estuvieras hasta la estación que quisieses ir, te cobraba más o menos dinero, partiendo de dos euros que te costaba el más barato; no como en España, que te cuesta un euro meterte en el entramado, y una vez dentro haces todos los transbordos que te de la gana sin pagar otra vez.

Como estábamos a un par de paradas del hotel, pagamos el precio un poco mosqueados, pero bueno, ya solo quedaba encontrar la línea y la dirección correcta, al menos para esto sí que funcionaba como el de Madrid o el de Barcelona, con la única diferencia de que en las ciudades grandes de España, por cada vía pasa UNA sola línea de metro. En Stuttgart, y supongo que en toda Alemania, pasan hasta cuatro líneas por cada vía, de modo que hay que fijarse en el número que llevan encima antes de subir en un metro (una vez nos confundimos, y menos mal que nos dimos cuenta antes de llegar a la siguiente parada xD). La verdad es que es una idea genial, ya que así se ahorran tener que levantar media ciudad para construir UNA vía por línea.


Por otra parte... Pagas el billete, sí, pero no hay ningún control que regule el acceso a la vía. No hay máquinas de esas en la que metes el tícket, cruzas la valla, y lo vuelves a recoger por el otro lado, no. Aquí entras al tren directamente y dentro de él hay una máquina donde meter el ticket y validarlo... Si quieres. Vicky y yo íbamos con nuestro ticket en la mano, esperando a que alguien se dignase a validarlo y tomar ejemplo, ¡¡pero es que no lo hacía nadie!! Asumimos que la máquina estaba de adorno, así que desde entonces cada vez que nos montábamos en el metro lo hacíamos con nuestro ticket (del primer día) en la mano, con cara de despistados, por si acaso nos llamaban la atención.

Según Rigo, más curtido en estos temas, la gente del lugar tiene su propio bono de X meses, y que no validan nada porque claro, ya lo tienen pagado. Dice que en caso de que te pillen sin billete te meten un multazo de 60€ o así... Pero sinceramente, ¿a quien coño le importa? Sí, está bien saberlo para otra vez, pero bien está lo que bien acaba, y a nosotros nos salió la jugada perfecta. Está claro que en España no podemos montar una red de transporte público confiando en la buena fe de la gente, con lo que nos gustan las cosas gratis...


Habiendo recorrido una parada, el metro emergió a la superficie dando a parar a escasos diez metros de nuestro hostal, el "hotel" Espenlaub. El portal por el que se accedía pertenecía a un bajo en el que también había un Kebab que daba a la calle, por lo que siempre que entrábamos nos embriagaba un aroma a carne asada capaz de engatusar al más verde de entre los vegetarianos. Nuestra habitación era pequeña, y cada vez que abríamos la puerta nos sacudía un intenso olor a tabaco, al que te acostumbrabas cuando llevabas un rato dentro del habitáculo... Pero era especial. Las ventanas daban, como no, a la parada de Olga-Eck, donde nos habíamos bajado. Lo primero que hizo Vicky al entrar fue bajar las persianas.

Iniciamos nuestra ruta turística nocturna acercándonos al sitio [derecha] donde, según wikitravel, preparan el mejor currywurst de Stuttgart. Doy fe de que estaba para correrse de gusto veinte veces seguidas. El ayuntamiento fue el siguiente monumento en ser visitado, así como la Stiftkirche, seguido por un momento de pérdida ocasional (no de orina, sino una confusión con los mapas) para acabar en la Königstrasse, la típica calle céntrica llena de tiendas; y luego girar un par de calles y transitar la Calwer Strasse [abajo], en donde se emplazaba la primera Brauerei de Stuttgart, la "famosa" Calwer Ecks Bräu, y por otro lado el zum Paulaner, local atestado de viejunos que impidieron nuestro refrigerio.


Al salir de aquel agobio merodeamos por los alrededores buscando dónde cenar, recorriendo de un lado a otro la calzada de la que debería llamarse "Kebabstrasse", pues no habría menos de 15 locales especializados en comida turca solo en esa calle. Afortunadamente, no caímos en la tentación y localizamos la escondida Sophie's Brauhaus, un local de lo más típico, con un ambiente inigualable, lleno de alegres alemanes que bebían de sus enormes jarras de cerveza como si no hubiera mañana. Los imitamos tomándonos sendas pintas de la versión de trigo de la cerveza del local, una cantidad suficiente como para lubricar debidamente nuestras gargantas de cara a ingerir la bratswurt con sauerkraut (revuelto de col) que nos sirvieron, pero que tampoco nos dejaría fuera de juego para llevar a cabo nuestro itinerario del día siguiente, que se mostraba bastante completo.




Sonó el despertador. Sonó de nuevo a los 5 minutos, y una última vez a los 10 (maldita opción del demonio). Teníamos que despertarnos, ¡¡estábamos en Stuttgart joder!! me levanté de la cama para levantar la persiana e inundar la habitación de luz solar. Cuán grande fue mi sorpresa al contemplar la calle como si de una postal navideña se tratase, ¡¡había caído como un palmo de nieve!! eso sí: a esa hora (sobre las 8:00) la nieve ya había sido retirada de las calzadas para comodidad de los viandantes. Desayunamos rápidamente y anduvimos calle abajo observando, entre otras cosas, cómo los árboles sin hojas habían quedado adornados con un ligero manto blanco, el mismo que se posaba sobre los coches aparcados, que más bien parecían enormes ovejas mecánicas.

Conforme fuimos avanzando nos fuimos adentrando en la zona más turística de la ciudad. Pasamos por una plaza [abajo] que quedaba al lado del (cojo aire) Württembergisches Landesmuseum (museo de la historia de esa parte de Alemania) y de la Stiftskirche (una iglesia)...


... Sita junto al emblemático Schlossgarten [abajo], que junto a sus blancos jardines conformaban en ese momento un precioso paisaje invernal. En el extremo opuesto del palacio se hallaba un pequeño centro comercial, de los que tanto había en el centro, con su interior debidamente climatizado.


En el camino hacia al Calwer Ecks Bräu nos topamos con una Königstrasse delicadamente adornada por la nieve [abajo] y nos cruzamos con tentaciones culinarias varias que hubiésemos evitado de no ser porque creíamos que sería la última oportunidad de probar un currywurst en Alemania, al menos durante esos tres días; y los últimos tallarines antes de que volviésemos a Wacken allá por Agosto. Al menos en esto último teníamos razón...



Medianamente saciado nuestro voraz apetito, subimos las escaleras que llevaban a la cervecería más antigua de Stuttgart, en donde difrutamos de un par de delicias suabas (una de ellas un ravioli mutante flotando en caldo de pollo [derecha]), acompañadas, para variar, de un par de pintas de zumo de cebada. También para perpetuar la tradición, robamos tantos posavasos como fue posible sin que nos llamasen la atención, e irnos al hotel con los deberes hechos, pues necesitábamos un respiro antes de irnos al concierto.


Calwer Eck Bräu, te echamos de menos :(

1 comentario:

Loudmouth dijo...

Ains^^ gracias por la mención, todo un placer señoritos, pa la próxima más... pero dejadme que vaya yo antes de que volváis no?¿?xDD

Mu bonito todo nevado y joder, os visteis quinientas Brauerei!!